20 de marzo de 2012

Delirio

"Lentamente se deslizó entre las sábanas frías, cerró los ojos relajando todos sus músculos, dejando flotar su cuerpo junto a su espíritu.

    Después de un eterno segundo, percibió su presencia, unos dedos ascendiendo lentamente por sus muslos, su abdomen, su pecho... dibujando cada pliegue de su piel. El leve roce de su aliento, alertó todos sus sentidos, deseaba quemarse en la hoguera de esa pasión desmedida, morir entre sus brazos para luego resurgir, cuán Ave Fénix, de entre sus cenizas, volviendo a sentir de nuevo todo su fuego.


    Se aferraron fuertemente en un abrazo, prisioneros del deseo, condenados a cadena perpetua sin posibilidad de remisión; se adoraban mutuamente, venerando cada poro, cada milímetro del contrario; las caricias iban "in crechendo", el éxtasis vapuleaba sus sentidos y entre susurros ahogados pedían más, más...


    En el aire se respiraba un olor primitivo y carnal que entremezclado con el sabor del sexo en su estado mas natural, les impulsaba a buscarse con furia mal contenida, ya no acariaban, besaban o lamían sutilmente... ahora exigían dominar el territorio conquistado, era una lucha encarnecida entre dos amantes, entregando todo y pidiendo mucho más, perdiendo la moderación y la calma y abandonándose a sus instintos mas animales....Yaciendo uno junto al otro, unidos por la misma oleada de sensaciones disfrutaban de tan ansiado instante....

    Las sábanas seguían frías, revueltas y arrugadas, enmarañadas a una figura sudorosa y jadeante; en un atisbo de cordura, abrió los ojos buscando desafiante entre las sombras a quien le había brindado tal cúmulo de placer... pero era un único cuerpo solitario, el que permanecía erguido, sonriendo febrilmente, percibiendo una presencia que nunca estuvo allí."

5 comentarios:

De cenizas dijo...

¿Seguro que no estuvo? Quizás, simplemente, no la vio.


besos

M. dijo...

Muy bien contado. Me ha parecido un poco inquietante, aunque quizás no ha sido esa la intención.
Un abrazo.

Meigo, aprendiz de Druida dijo...

Exquisita descripción.
Un besazo.

Oréadas dijo...

El deseo avivó su imaginación hasta sentirla en el cuerpo.
Un besito V..., con poquito tiempo pero aprovecho para visitarte y dejarte un abrazo.

Afrodita dijo...

ay, yo no te suelo comentar pero te leo y... estas cosas me ponen los vellos de punta!! :) me encanta leerte!

Entradas populares