24 de noviembre de 2012

Sumisa


Tu pecho pegado a mi espalda.
Tu aliento acariciando mi cuello.
Tus manos arrancando gemidos.
Y yo...
Tuya sin remedio.





Entradas populares